¿Què es ser mejor persona?

Imagen

Me han propuesto què sea mejor persona. Lo primero què pensè. ¿Es què acaso no soy buena persona? , ¿No soy suficientemente buena persona? o quizàs quiere decirme se puede ser mejorar mientras exista conciencia. 

Tambièn puede significar què determine por mi misma si soy buena persona. 

¿Cuando no es sido buena persona? Y ahi me tienen,  escarbando en la memoria todas aquellas cosas que considero què he hecho mal, majaderas, groseras, pecaminosas, etc.  Salieron tantas què me dije. Pues si, ya visto asì no soy tan buena  persona como he creìdo ser.  Me alegra no ser de las què se confiesan porquè el sacerdote saldrìa con barba blanca del confesorio.

El asunto me tuvo pensativa varias semanas.  Y a la reactividad inicial de los cuestionamientos, llegaron otras.

¿Què es ser buena persona?

¿Como ser mejor persona si se desconocen los parametros ?

¿Los paràmetros  son personales, nacionales, continentales o son cosas comunes al gènero humano?

¿Seràn cosas inmutables o se adaptan a los siglos? 

Muchas preguntas, y pocas respuestas.

               Querete a ti mismo.

               Amar al pròximo. Nòtese què no he agregado ponerle la otra mejilla.

               Bondadoso

               Altruista

               Paciente

               Sensato

               Templanza

               No mentir

               No robar

               No matar

               Creer que eres parte de un todo.

               Que algo hay de divino.

 Quisiera agregarle: Què escriba, aunque sean tonterìas, pero con las ya anotadas me llevarà lo què quede de tiempo.

Un saludo y què estemos bien; Todos.

                                                                                                                        marìa

Anuncios

Patchwork.

 

Imagen

Imagen

Intento reconstruir los fragmentos de mi vida.

Con la afilada aguja de la realidad traspunto los trozos.

Los vacìos  se recaman de recuerdos gratos,

e hilazas de sedas rosas, verdes, marrones y grises.

A veces, cuando el canto me distrae, la aguja punza,

No siempre lloro, hace tiempo aprendì a anudar las làgrimas.

Y no siempre es lo què quisiera el resultado.

A veces incluso, se ha de deshacer e intentar de otra forma. 

Imagen

Imagen

Imagen

Imagen

Imagen

Imagen

                                                                                        maria

 

Poema al Sabino.

Imagen

Recuerdo de la infancia èste àrbol inmenso de brazos verdes y raìces retorcidas.

Cuantas veces, triste vine a esconderme  bajo su copa siempre verde.

Cuantas veces las làgrimas se rezumaron en la corteza gruesa y agrietada.

Una tarde de fuerte viento,  su brazo verde bajò lo suficiente para que trepara,

Y, al susurro del viento me acunò hasta el consuelo del sueño.

La razòn me dice  ahora ya mayor què fuè un sueño,

pero recuerdo haber oido una “nana”, 

aquella canciòn de cuna què mi madre le cantara a  mis hermanos.

Imagen

“A la rorro niña, a la rorro ya, duermete mi niño, duermeteme ya.

A la roro niña, a la rorro ya, duermete pequeña, duermeteme ya.

A la rorro nena ya se va a dormir, quiere què lo duerman en un toronjil. La Virgen lavaba, San Josè tendìa, el niño lloraba, su leche querìa.

Una niña linda què naciò de dìa, quiere què la lleven a ver a su tìa.

Una niña linda què naciò de noche, quiere que la lleven a pasear en coche.

A la rorro niña, a la rorro ya, duermete chiquita, porquè viene el “coco” y te comerà”

Recuerdo èste àrbol ciprès * què una tarde fuè  mi madre verde.

Nota liminar. *Taxodium mucranatum. Este ahuehuete, Sabino o tambièn llamado ciprès crece en Coahuila.

Cristobal Colon y el nuevo mundo.

Imagen

Fuè fortuito què Cristobal Colòn (Nombre castellano) cuyo nombre Genovès era Cristoforo Colombo descubriera lo què hoy conocemos como Amèrica, puesto què buscando nuevas rutas comerciales ; ya què làs màs cortas atravesaban Arabia repleta de asaltantes de caravanas, en busca de las riquezas de las Indias Orientales u Oriente y las otras podìas ser tan largas què la travesìa podìa llevarle 20 años, suponìa què si rodeaba las costas podìa llegar y volver con riquezas inimaginables. 

La empresa era aventurada ya què se creìa que la tierra era plana con un mar que caìa hacìa abismos desconocidos, custodiados por animales fantàsticos y sirenas.

Entre las ansiadas riquezas estaban los condimentos; comino, clavo, pimienta. Muy solicitados por los Venecianos y Europa para disimular el sabor de la carne què se podrìa ràpidamente  y como forma de conservarlas en formas secas.

Ciertamente no buscaban solo tales condimentos, buscaban marfil, ciudades de oro, sedas y todas aquellas cosas maravillosas que se describia en el libro “il milliòn”. 

Ahì se describian ciudades completas que relucian como el oro y donde animales llamados elefantes transportaban telas con hilos de oro, joyas con diamantes. 

El autor del libro, habìa oìdo la historia de tales bellezas estando en una càrcel con un joven comerciante llamado Marco Polo. Marco Polo, quièn junto con su padre Nicolàs y su tìo Mateo se habìan atrevido a comerciar en tierras desconocidas y lejanas.

Fuè la difusiòn de tales ideas lo què facilitò què tantos buscadores, aventureros  y hombres con cierto grado de ambiciòn se hiciera a la mar.

Fuè por ello què llegando a America  recorrieran hacia todos los rincones del Continente recièn descubierto, buscando el oro, plata, tesoros y la mìtica ciudad de “El Dorado”,  fundando ciudades, minas, puentes… 

Haciendo el recordatorio de tal èpica encuentro sobresaliente que aunque Marco Polo y Cristobal no fueran los primeros en viajar, el uno a Oriente y el otro a America ambos compartieron una caracterìstica: Difundieron la noticia a gran escala, por supuesto, a gran escala para la epoca.

Un saludo y gracias por sus visitas.

                                                                                                       marìa

Pedro, el pizcador.

 

Es noche cerrada cuando Pedro Ventura se pone en pie. Ensilla el caballo y apareja al burro, animal imprescindible para la faena, capaz de subir la cuesta màs empinada y resbaladiza de piedra laja de las lomas. Animal noble, lo lleva a el, la comida y el agua. Volverà enjaezado de leña y la recolecta o “pizca” de chile y orègano. 

Imagen

Desde mediados de septiembre un dia si y 2 no, Don Pedro harà lo mismo, hasta què el frìo y el viento deje los arbustos casi “pelones” (Sin hojas o frutos).

Tambièn cada año se dice què serà el ùltimo. Le duelen sus huesos de 71 años.  Sobre todo le duele la fractura de la costilla què se hizo cuando una vìbora asustò al “penco” (caballo) el año pasado y le rompiò el pulmòn.

Le metieron un tubo en la espalda y viò como le sacabn la sangre y aire.  Màs de un mes estuvo tirado en aquella cama

Creyò què iba a morirse, creyò que no volverìa, pero el hambre es canija* y  la Juana, su Juana necesitaba medicinas.

Doña Juana se apura en la estufa de leña hechando tortillas de nixtamatl, friendo los frijoles, dandole vueltas a los huevos y haciendo el cafè, En èsos ratos sus 2 manos eran como 8 manos.

El trajìn despertò a Teresa, la hija.  Va a decirme la misma cantaleta. se decìa Don Pedro, que la lleve, que le enseñe, que ella

Imagen

va por mi, pero ni hablar, tenìendo dos crìos. El esposo un dìa se fuè de “mojado” ** a los Ustates Naites (Estados Unidos de Norteamèrica) y se fuè olvidando de familia, de la tierra hasta què parecia que se habìa muerto y se dejò de hablar de èl y el recuerdo solo quedò e nel nombre del hijo.

La soledad ha impregnado paredes de tierra y  troncos, las desconcha y las descascara. Ahi todo suspira olvidos. Muy atinado el nombre del ejido “La Soledad”. Los jòvenes se han ido y solo vienen de vez en cuando. En la puerta Doña Juana le diò la bendiciòn al marido. Cuidate Pedro, vuelve temprano anoche vi que la luna tenìa ojo en el agua (Creencia popular; un halo alrrededor de la luna en dias calurosos o temblados anuncia lluvia, en frìo  helada), llèvate el hule por si llueve, porquè la tos te ha arreciado (aumentado).

A lo lejos la Sierra parece què se va alejando o serà què ahora le es difìcl subirla. 

Va a buscar chile quipìn o piquìn como le dice la gente del pueblo.  En las cercanias apenas son matas, pero en el cañòn en las partes altas, guarecidas entre las espinas del mezquite la planta sobrepasa los 2 metros.  La labor es delicada, debe jalarlo con suavidad para no destruir la planta como han hecho en las partes màs cercanas, Tan delicado como acariciar a una mujer, le dijo una vez su abuelo.

Màs alto todavìa està el orègano, màs complicada de “pizcar”, porque es un arbusto bajo y siempre hay temor de las serpientes què se esconden del sol.

Un sol de 36 grados, templado comparado con el de 45 grados de hace un mes ondula el horizonte. 

Por el norte una lìnea de nubes oscuras se acerca en semicìrculo, pero èso no lo ve Pedro què va al Sureste.

Llueve al fin, pero aunque se agradece la lluvia èste año como sucede muy seguido es una lluvia tardia.

Receta para chile piquin en escabeche.  Variedad comercial.

Chile piquìn verde y maduro (rojo)

1 diente de ajo

zanahoria cortada en rodajas a lo largo (corte juliana o en palos)

vinagre blanco

sal

Procedimiento.

Se coloca en un frasco de vidrio el chile, se acomoda el ajo en la parte media, la zanahoria en una pared para aumentar su contraste, se cubre de vinagre. Antes de tapar se coloca una cuchara copeteada de sal.  se coloca hule para evitar fugas y contacto con la tapa metàlica,  se agita, se deja “curar” por 5 dìas. Lista para su venta.

Receta para chile “quipin” (piquìn).  Forma tradicional. Coahuila.

Imagen

Chile piquin verde con rabo

 1 diente ajo entero sin cascara

zanahoria  en cubos (verdura corte macedonia)

5  granos de pimienta negra entera

menos de una pizca de comino entero limpio.

1  hoja de laurel seca y limpia.

sal.

Procedimiento.

En un frasco de vidrio limpio y seco coloque en capas alternantes. el chile con rabo, la zanahorias, el ajo, màs chile, encima de ellos el comino entero, la pimienta negra y entera, la hoja de laurel,  cubra con 1 cuchara copeteada de sal.  Rellene con vinagre blanco.  “Curar” por 4 dias, hasta que cambie el color verde oscuro por un verde suave.

La receta tradicional del estado de Coahuila suele llevar vinagre exclusivamente por la dificultad de conseguir agua pura.

Precio al publico por botella de 250 ml. $35 peso mexicano. 2.67 dolares. 1.97 Euros.

A granel chile con rabo verde. $100 pesos mexicanos. 7.63 Dls. 5.67 Euros.

Nota liminar* Canija. Forma suavizada de la palabra cabrona. Se usa para describir una mujer de caracter fuerte, dificl de sobrellevar.

Se considera de baja ofensividad y puede ser usada como un halago, donde su significado serìa mujer habilidosa y astuta. 

 Nota liminar **. Mojado. Tambièn llamados braceros. Debe el nombre a la necesidad de atravesar a pie o nadando el rìo   Bravo para atravesar la franja fronteriza rumbo a USA en forma ilegal.

Las definiciones son personales, basadas en conceptos de uso comùn en Mexico.
Los nombres de los personajes son ficticios, el lugar ha sido cambiado.                                                                                                                   maria                                                                                                         

Cuando el indio baila..

El indio ha recorrido el bosque, la llanura, las montañas del desierto por tantos dìas què le pesa como una losa el tambor què lleva  a cuestas.

Pero hay què seguir, por el camino innombrado donde entre piedras crece el peyote hasta lo alto del cerro sagrado.

Lo oyò de su padre y èste del suyo, què hay que sostener los pilares del mundo para què no se acabe.

El tam tam del tambor resuena profundo, reverbando y diluyendose hasta el borde de los ojos.

Imagen

La sarta de cuentas de semillas y los cascabeles de serpiente cascabel (teravaris) què el mismo ha cazado se mueven  al movimiento de muñecas y tobillos.

La mano acaricia al viento. Invocando su fuerza que hace que las semillas  vuelen, lo mismo què el pàjaro y las nubes.

Sus pies golpean el suelo.

!El mundo es su tambor!

Llama a los cielos y sus dioses centenarios.

Y brinca y gira en el viento.

Y brinca y gira tratando de alcanzar a Dios.

No soy antropòloga, ni sociòloga. Solo observadora del entorno. Por lo tanto, tomese lo escrito como una conjetura.