Conocete a ti mismo.

Conocete a ti mismo.

Què sencillez de palabras.

Fàcil de recordarlas.

Simples de decir.

Y sin embargo, significa què has de quitarte cada capa què los años han mezclado para saber

¿Quièn eres?

¿Què deseas?

¿Què sueñas?

¿Cuales son tus defectos? Esto ùltimo sin intentar justificarlos.

¿Cuàntos han sido tus errores?

¿Porquè si te equivocas insisten en seguir repitiendolos?

¿Cuanto daño haces siendo asi?

¿Porquè no cambias?

Lo sabes. Es difìcil, doloroso y el camino para hacerlo largo.

Quisiera ir al Psicòlogo què te diera 5 tips, 2 sermones y entonces saldrìas a cambiar tu vida.

Te asusta saberlo. Quisieras solo saber de tus virtudes para dejar de lado èsa parte soez, vulgar,enojada, triste y anodina què tambièn eres.

Empeza ya. Sè tu propio confesor…. Dilo.

Bondad y Maldad.

Imagen

¿Cuanto de bueno hay en ti, en otros, en mi?

Te crees generoso porquè das una moneda,

te conduele la tristeza de un amigo y le abrazas.

Te sientes bueno porquè santiguas a tu hijo cuando sale de casa y te desvelas si enferma.

¿Bastaràn èstas cosas para llamarte bueno?

Es posible què no.

Considero què para llamarte buena persona es necesario no ser malo.

Solo què los Santos son escasos, aunque la mayorìa intentan ser buenas gentes.

Y si tienes un dejo de maldad darte cuenta y sofocarlo.

Supongo què en èste extremo de bondad y maldad hay todo un espectro.

Y sin embargo no serìa justificable 100 actos buenos, por una cosa malvada.

Entonces ser bueno es simplemente què no tengas lo otro.

maria